Logo
MundoCity - La vuelta al mundo por las ciudades
 
Mundocity » Ciudades de Europa » Praga » Historia

Historia de Praga

La historia de Praga estuvo siempre muy vinculada a la del país en general. La región donde se encuentra Praga ya estuvo ocupada hace miles y miles de años, desde el Paleolítico para ser más precisos. Los hallazgos arqueológicos dan cuenta de que durante la Edad de Piedra (5500-4300 a.C.) la zona estuvo habitada por diferentes grupos étnicos de la Europa Central.
El más antiguo grupo que se pudo identificar fue el de los Boii, una tribu celta que habría vivido en Bohemia alrededor del siglo V a.C. Los boii dieron el nombre de Bohemia a la región y al río Vltava, que conocemos como Moldava. Más tarde fueron conquistados por los germanos, quienes a su vez fueron desplazados por los eslavos en el siglo VI. Los enfrentamientos por el poder entre los diferentes grupos eslavos acabaron con la supremacía de la dinastía de los Premyslitas, a quienes se atribuye la fundación de Praga.

Los orígenes legendarios
Según una vieja leyenda, la bella y sabia princesa Libussa era quien estaba al mando de una tribu eslava occidental que habitaba en la colina de Vysehrad, junto al río Moldava al sur de la actual Praga. Sus súbditos deseaban que su jefe fuese un hombre y entonces la princesa eligió a un humilde labrador (premysl) de entre ellos como esposo y gobernante, dando así inicio a la dinastía premyslita, que gobernó en Bohemia durante unos 400 años.
Dotada de poderes especiales, la princesa en una de sus profecías predijo la gloria de Praga. Un día, mirando desde su castillo a hacia una colina al otro lado del río, tuvo una visión y dijo: "¡Veo una majestuosa ciudad, cuya gloria tocará las estrellas!" Luego instruyó a su pueblo para que fueran hasta el lugar en donde un hombre estaba tallando el umbral (prah) de su casa y les ordenó que edificaran un castillo allí, que debería llevar por nombre Praha. Y la princesa tenía razón; la ciudad creció y se desarrolló y fue conocida en el mundo entero... Esta bonita leyenda se hizo popular entre los checos gracias al escritor e historiador Cosmas de Praga, un predicador hijo de nobles de Bohemia quien escribió los tres tomos de la Chronica Boemorum (Crónica bohemia), relatando toda la historia del país hasta su muerte en 1125, incluida la leyenda de la fundación de Praga.
El afamado compositor checo Bedrich Smetana retomó el tema de los orígenes legendarios de Praga en su ópera Libussa, creada especialemnte para la apertura del Teatro Nacional de Praga en 1881.

La dinastía premyslita
Hasta aquí la leyenda, aunque es cierto que los premyslitas tuvieron bajo su control gran parte de Bohemia hacia el siglo IX. El primer lider premyslita conocido por los historiadores fue el príncipe Borijov Premyslovec, quien gobernó durante la segunda mitad del siglo IX. Él y su esposa Ludmila (quien fue proclamada santa patrona de Bohemia luego de su muerte) fueron bautizados por Metodio, quien junto a su hermano Cirilo introdujeron el Cristianismo en Moravia en el año 863.
Borijov estableció la sede de su gobierno en una fortificación llamada Praha o también castillo de Praga, que desde entonces fue la sede de todos los gobernantes checos. Así, el Castillo de Praga es en nuestros días la fortaleza habitada más grande del mundo, sede de la presidencia checa en el presente. En tiempos de Borijov se construyó la Basílica de San Jorge y en la colina, a los pies del castillo, la población aumentaba gracias al comercio que posibilitaba la proximidad al río.

Borijov tuvo dos hijos: Wenceslao, el mayor, y Boleslav. Wenceslao intentaba un acercamiento con la dinastía sajona a fin de constituir un imperio más grande y más fuerte; esta posición no agradaba a Boleslav, quien mandó asesinarlo el 28 de septiembre de 929. Su cuerpo fue sepultado en la Rotonda de San Vito, la iglesia que él construyera, donde actualmente se encuentra la Capilla de San Wenceslao en la Catedral de San Vito. Años después fue canonizado y se convirtió en el santo patrón de Bohemia más querido. En los villancicos navideños se lo menciona como el "Buen Rey Wenceslao".

En 962, Boleslav cambió de parecer y Bohemia pasó a formar parte del Imperio Romano, cuando Otón I el Grande de la dinastía sajona se convirtió en su emperador, lo cual marcaría el comienzo del Sacro Imperio Romano en el siglo XII.

A comienzos del siglo X, el área de los alrededores del Castillo de Praga era ya un importante centro comercial. En 973 se creó un obispado, cuyo palacio estaba en el mismo castillo. El primer obispo fue Adalberto, quien fue canonizado en 999 y se convirtió en un santo patrono para checos, polacos y húngaros.
En el siglo XI la ciudad se extendió al otro lado del río, en torno a un gran mercado que ocupaba la que hoy se conoce como Plaza de la Ciudad Vieja (Staromestske namesti). Se construyó también una fortificación romanesca en Vysehrad. Durante el reinado de Vratislav II a partir de 1085, Vysehrad fue la sede de los gobernantes checos. A continuación, Vladislav I llega al poder y durante su reinado se construyeron numerosas iglesias y monasterios, entre ellos el Monasterio Strahov en 1142. Un primer puente sobre el Vltava, llamado puente Judith, fue construido en 1170 y permitió reunir ambas orillas hasta que se derrumbó en 1342.

En 1212, Bohemia se convierte en reino con la llegada del príncipe Premysl Otakar I. Su hermana Inés se convirtió en otra santa bohemia, rechazando casarse con Federico II para ingresar a un convento.
Alrededor del siglo XIII, los tres poblados que se desarrollaron poco a poco en torno al castillo alcanzaron el rango de ciudad. El poblado bajo el castillo pasó a ser en 1257 la Nueva Ciudad de Praga, más tarde llamado Malá Strana (Barrio Pequeño). Hradcany, construida en torno a su plaza, data de 1320 y al otro lado del río, la Ciudad Viejade Praga, Stare Mesto, ganó el privilegio de ciudad en 1230.
Otakar II fue el monarca más poderoso del Sacro Imperio Romano de su tiempo, conocido como el "rey del hierro y el oro". No obstante, la dinastía se extinguió en 1306 por falta de sucesores masculinos.

La dinastía Luxemburgo. El reinado de Carlos IV
La dinastía de Luxemburgo llegó al poder cuando la hermana del último rey premysl, Eliska, contrajo enlace con Juan de Luxemburgo.

La ciudad floreció durante el siglo XIV con el reinado de Carlos IV, hijo de Eliska y Juan. Habiendo nacido en Praga en 1316, accedió al trono en 1346 cuando falleció su padre. Durante su reinado, el obispado de Praga fue ascendido a arzobispado en 1344. En 1348 fundó la primera universidad de Bohemia, el Carolinum, hoy llamada Univesidad Carlos, y en el mismo año fundó también la Ciudad Nueva (Nove Mesto), junto a la Ciudad Vieja. Reconstruyó el Castillo de Praga, en el cual se comenzó a construir la Catedral de San Vito, y la fortaleza de Vysehrad, y un nuevo puente reemplazó al antiguo puente Judith (el que hoy conocemos como Puente Carlos).
En 1355, Carlos IV fue coronado emperador en Roma y Praga se convirtió en capital del Sacro Imperio Romano. Carlos quería hacer de Praga la más bella ciudad del mundo, la ciudad más poderosa de todo el imperio, con la sede del poder en el castillo y la catedral de San Vito dominando el Castillo de Praga. Todo fue construido en un grandioso gótico y decorado con un estilo conocido como escuela de Bohemia.

El período husita
Todo cambió durante el reinado de su hijo, el débil rey Wenceslao IV (1378-1419). Jan Hus, predicador y rector de la universidad, impartía sus sermones en la Capilla de Belén hablando en checo para difundir lo más posible sus ideas acerca de la reforma de la iglesia. Acusado de herejía, fue ejecutado en Constance en 1415, lo cual condujo los años siguientes a las llamadas guerras husitas. El hecho más destacado ocurrió cuando la gente se rebeló bajo el mando del predicador Jan Zelivsky y lanzó por la ventana del Ayuntamiento de la Ciudad Nueva a los concejales, hecho conocido como la defenestración de Praga. El rey Wenceslao murió 16 días después de este suceso.

Su hermano Segismundo debía sucederlo en el trono, pero los husitas lo rechazaban. Había sido él quien llamó a Jan Hus a Constance para defenderlo de la acusación de herejía y asegurarle impunidad, lo cual evidentemente no cumplió. Segismundo llegó a Praga con 30 mil cruzados dispuesto a lograr la capitulación y obtener la corona. En 1420, rebeldes campesinos armados con elementos de labranza se unieron a las tropas husitas, dirigidos por el famoso general Jan Zizka, y vencieron a Segismundo en la batalla de la colina Vitkov, cerca de Praga, un hecho destacable en la historia de la ciudad.

Hubo otras cruzadas sin éxito, pero cuando Zizka murió los husitas no lograron mantenerse unidos y se disgregaron en dos grupos: los más radicales fueron finalmente derrotados en la batalla de Lipany en 1434 cuando los husitas moderados se unieron a los checos católicos. Segismundo llegó así a ser el rey de Bohemia.

La transición y la llegada de los Habsburgo.
En 1437 Segismundo murió y con él la línea de la dinastía Luxemburgo. Durante los dos años siguientes fue el reinado del duque de Austria, Alberto II, casado con Elizabeth, hermana de Segismundo. El siguiente en la línea sucesoria era entonces el nieto de Segismundo, Lasdislav, que había nacido luego de la muerte de su padre. Al fallecer con sólo 17 años, el trono pasó a manos del noble Jorge de Podebrady, antiguo consejero de Ladislav, elegido tanto por católicos como por los husitas. Se lo llamaba "el rey husita".

El Papa envió durante su reinado a los cruzados para acabar con los checos herejes, bajo el mando del rey húngaro Matthius Corvinus, que así llegó al trono de Bohemia. Pero Jorge de Podebrady no abdicó y Bohemia tenía dos reyes. Antes de su muerte, Jorge hizo arreglos con el rey polaco Casimir IV, casado con la hermana de Ladislav, para que el sucesor al trono fuera su hijo Vladislav. Así la dinastía Jagellon gobernó Bohemia hasta 1526, año de la muerte de Ludwig Jagellon, hijo de Vladislav.
El siguiente rey fue Fernando Habsburgo, hijo de Juana la Loca casado con Ann Jagellon, hermana de Ludwig, marcando el comienzo de la dinastía Habsburgo. Lo sucedieron su hijo Maximiliano II y luego Rodolfo II.

Durante el reinado del emperador Rodolfo Praga vivió un nuevo período de esplendor, volviendo a ser capital cultural del Sacro Imperio Romano. Aunque talentoso, Rodolfo era muy excéntrico y sufría de depresión. Instalado en el Castillo de Praga, vivía rodeado de una corte de astrólogos, magos y personajes extraños. Fue, sin embargo, un buen tiempo para la ciudad: personajes famosos se mudaron a Praga, tales como los astrónomos Tycho Brahe y Johann Kepler, los pintores Giuseppe Archimboldo, Spranger, Hans von Aachen y otros. Aunque católico devoto, en 1609, influenciado por los protestantes, legalizó la libertad religiosa, algo sin paralelo en la Europa de aquellos tiempos. Muchos protestantes alemanes emigraron entonces a Bohemia.
Rodolfo murió en 1612, marcando el fin del período más glorioso de la ciudad.

La Guerra de los Treinta Años
El hermano de Rodolfo, Matthias, sería el sucesor, pero al no tener hijos se sugirió a su primo, el archiduque Fernando de Styria. Las controversias surgieron entre católicos y protestantes acerca de la sucesión; si bien Fernando II llegó a ser emperador, el verdadero rey de Bohemia era, para los protestantes, el calvinista Frederick Vof Pfalz. Las tensiones condujeron a la Tercera Defenestración de Praga, el 23 de mayo de 1618, cuando los gobernadores católicos fueron arrojados por las ventanas del Castillo de Praga. Sobrevivieron, pero fueron reemplazados por protestantes. Este hecho marcó el inicio del período conocido como "Guerra de los treinta años".
El 8 de noviembre de 1620 fue la Batalla de la Montaña Blanca (Bila Hora); los católicos ganaron y restablecieron a Fernando II como rey de Bohemia. Proclamando la re-catolización de las tierras checas, 27 líderes protestantes fueron ejecutados en la Plaza de la Ciudad Vieja el 21 de junio de 1621, entre ellos el rector de la universidad. Los demás líderes protestantes huyeron y no se admitió la práctica de otra fe más que la católica. Las clases altas tenían la opción de emigrar o de quedarse convirtiéndose al catolicismo. El idioma alemán recibió los mismos derechos que el checo.
El tradado conocido como Paz de Westfalia puso fin a la guerra. Fernando II trasladó la corte a Viena y comenzó un lento declinar de la ciudad, que vio reducirse su población de 60 mil antes de la guerra a sólo 20 mil.

Siglos XVIII y XIX
La ciudad debió soportar un gran incendio en 1689, pero la reconstrucción hizo florecer el barroco en la arquitectura. Palacios, iglesias y jardines construidos por comerciantes y nobles embellecieron a la castigada Praga. Entre 1713-1714 fue el turno de la peste que golpeó duramente a la ciudad. Siguieron nuevas invasiones y entre 1741 y 1742 Praga fue ocupada por tropas francesas y luego prusianas, en 1744. Pese a estas situaciones la ciudad ya había recuperado buena parte de su población, alcanzando en 1771 los 80 mil habitantes.
En 1784, las cuatro municipalidades independientes de la ciudad -Malá Strana, Nové Mesto, Staré Mesto y Hradcany- fueron unificadas bajo las órdenes del emperador José II. El barrio judío, Josefov, fue anexado recién en 1850.
La Revolución Industrial hizo desarrollar industrias en los alrededores de Praga y la ciudad superó los 100 mil habitantes a comienzos de siglo XIX. Nuevas poblaciones industriales (Zizkov, Holesovice, Smichov) surgieron en los alrededores.
Los movimientos nacionalistas en la Europa de mediados de siglo XIX también llegaron a Praga pero fueron rápidamente sofocados. De todas formas, el Movimiento Nacionalista Checo comenzó a surgir, en oposición al nacionalismo germano. Hacia fines de siglo, la población que hablaba alemán ya no era mayoría (apenas el 14% en 1880) y para comienzos de siglo XX la región checa era una de las más productivas del imperio austro-húngaro, lo cual alentó a ciertos políticos checos a intentar la independencia.

El siglo XX: La República, las guerras, el comunismo y la actualidad
La Primera República de Checoslovaquia fue proclamada luego de la derrota del imperio austríaco en la Primera Guerra Mundial. El primer presidente, TomᚠMasaryk, estableció su sede en el Castillo de Praga; para 1930, Praga contaba ya con 850 mil habitantes y era una próspera ciudad industrial. En esta época fue construido el Teatro Nacional, pensado como un espacio propio de expresión para los artistas checos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Hitler ordenó la ocupación de Checoslovaquia y declaró a Bohemia y Moravia como protectorados alemanes. En la época, cerca de 40 mil judíos de Praga fueron deportados y otros huyeron. La liberación llegó en manos del ejército de Estados Unidos, pero los bombardeos provocaron alrededor de mil muertes y numerosos daños materiales. La ciudad se rebeló contra los nazis el 5 de mayo de 1945 y cuatro días después el ejército ruso entró en la ciudad. Checoslovaquia pasó a formar parte de la Unión Soviética bajo el régimen comunista en 1948.
El 5 de enero de 1968 comenzó un período conocido como Primavera de Praga, liderado por Alexander Dubcek, en un intento por enfrentar al régimen comunista pregonando un socialismo más humano y la renovación de las instituciones de forma democrática. Las reformas pretendidas por este movimiento fueron sofocadas en agosto del mismo año, cuando el ejército soviético ocupó la ciudad.
La sumisión al comunismo concluyó sólo en 1989, con la Revolución de Terciopelo, llamada así por ser una revolución no violenta, que se manifestó en las calles de Praga luego de que la policía reprimiera una manifestación pacífica de estudiantes. Asumió la presidencia Vaclav Havel, hasta que las dos partes componentes de la república se separaron de común acuerdo en 1993, conformando la República Checa, cuya capital es Praga, y la República Eslovaca, con sede en Bratislava.
Desde 2004 la República Checa pasó a formar parte de la Unión Europea, lo cual significó una gran apertura al turismo especialmente para Praga, que recibe anualmente unos 3 millones de turistas ansiosos de conocer una de las ciudades más bellas y mágicas de Europa que estuviera escondida durante tanto tiempo.



Ofertas de viajes y vuelos a Praga




Guia de Ciudades | Viajes | Vuelos | Hoteles | Coches |
| Copyright MundoCity 2005-2015 | Contactos | Condiciones de uso | Plano del Sitio